Colegio Oficial
de Ingenieros Agrónomos
de Aragón, Navarra y País Vasco

Histórico Congresos

IV Congreso Nacional de Desarrollo Rural: Campo y ciudad: Un futuro común - Reportajes de prensa

Se han lanzado varias preguntas sobre la huerta en el IV Congreso Nacional de Desarrollo Rural, celebrado de lunes a miércoles en Zaragoza. ¿Cuál debe ser el papel de la huerta en las ciudades? ¿Qué es territorio periurbano? Son tan sólo dos preguntas que se podían escuchar en el bloque del Congreso titulado "Ocio, natura y cultura: Agricultura en la ciudad".

 

El moderador de la mesa redonda, Francisco Pellicer (director del Centro Ambiental del Ebro), decía que "debemos dejar de ver el mapa como un puzzle; debemos verlo como un todo continuo, tal y como ocurre con el viento". Por tanto, habla de no diferenciar ciudad y campo.

 

Los huertos urbanos se pueden convertir en un portal de presentación del campo ante la ciudad. Es lo que defiende Carlos Martín, arquitecto, urbanista y paisajista. Reconoce que, no obstante, si las cosas no se hacen bien los huertos se pueden convertir en la trasera de las ciudades (con degradación, escombros,...).

 

En Vitoria se generaban huertas de ocio dirigidas a personas mayores de 55 años de edad. Jesús María Mesanza, técnico de educación ambiental del Centro de Estudios Ambientales del Ayuntamiento de Vitoria, afirma que la demanda social es muy alta.

 

Junto al interés de los mayores, está el interés de los jóvenes. Es a lo que se refiere Tomás Rodrigo, gestor-asesor técnico de la Red de Huertos Ecológicos Urbanos de Zaragoza. En la capital aragonesa, el 40 por ciento de los interesados son personas de entre 30 y 40 años de edad.

 

Además del ocio, encontramos el uso terapéutico y de inserción que ofrece la huerta. Félix Arrizabalaga, gerente de ATADES, habla del proyecto de inserción social para personas con discapacidad que tiene su base en la jardinería y en la agricultura ecológica. Una veintena de personas se benefician de este proyecto en el que se cultivan en Alagón unas 15 hectáreas de terreno.

 

Hay también una iniciativa única en España que es la conversión de la huerta de Barcelona en el Parque Agrario del Llobregat. Hablaba de él Ramón Terricabras, el cual apunta que allí se produce la confluencia de la explotación profesional con la pedagógica, terapéutica, de recreo y paisajística.

 

Eran reflexiones que se vertían sobre los huertos urbanos y la agricultura urbana como fenómeno social emergente.