Colegio Oficial
de Ingenieros Agrónomos
de Aragón, Navarra y País Vasco

Histórico Congresos

IV Congreso Nacional de Desarrollo Rural: Campo y ciudad: Un futuro común - Reportajes de prensa

El Desarrollo Rural, clave para hacer fuerte a la población de nuestros pueblos de cara a competir en los mercados globales

 

Los fondos comunitarios destinados a la Política Agraria Común (PAC) se van reduciendo en Europa, por lo que hay que aprovechar los recursos que van a llegar en el nuevo periodo que finalizará en 2020. Como dice José Luis Gil, director general de Desarrollo Rural del Gobierno de Extremadura, hay que aprovechar el dinero para conseguir hacer fuerte a la población rural, de cara a que pueda competir en los mercados globales.

 

Se dan varias claves sobre las que trabajar en ese “hacer fuerte”. Se habla de innovación, transferencia tecnológica, regadío,… Cataluña anuncia que quiere cimentar su reactivación económica en la agroalimentación y en el aprovechamiento maderero de sus bosques. Así lo afirma Laura Dalmau, subdirectora general de Planificación Rural del Gobierno catalán.

 

José Luis Castellano, delegado en Zaragoza del Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Aragón, Navarra y País Vasco, incide en que los fondos que llegan de la Unión Europea se van reduciendo, tanto en el primer como en el segundo pilar de la PAC. Por ello, cada vez más se exige el ser eficaces y eficientes en el cumplimiento de los objetivos, es decir, en la producción de alimentos y en la gestión adecuada de los recursos.

 

Bittor Oroz, viceconsejero de Agricultura, Pesca y Política Alimentaria del Gobierno vasco, cree que la negociación que ha llevado a cabo el Estado respecto a la nueva PAC ha sido la adecuada; no obstante, habla de las muchas dudas que todavía hay en cuanto a la aplicación del primer y del segundo pilar de la Política Agraria Común.

 

El viceconsejero vasco de Agricultura considera que “los municipios ya están bien dotados en el momento presente de equipamientos; sin embargo, hay que darles fórmulas para que tengan autonomía económica”. Dice que hay que dar un salto cualitativo hacia adelante en nuevas tecnologías para el desarrollo de iniciativas económicas.

 

Desde el Gobierno de Extremadura, su director general de Desarrollo Rural, José Luis Gil, insiste en la importancia de seguir avanzando en hacer fuerte a la población rural, por medio del dinero procedente de la Unión Europea. Dice: “Hacer fuerte de cara a que el medio rural pueda competir en los mercados globales”.

 

El Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Aragón, Navarra y País Vasco se ha pronunciado en numerosas ocasiones a favor del regadío como mejor tecnología para aumentar la productividad agrícola. En esa línea habla José Luis Gil, que apunta que en Extremadura hay un 18 por ciento de superficie de regadío, y éste genera el 60 por ciento de la producción final agrícola. Y ello, dice, con una importante agroindustria y con mano de obra femenina.

 

El director general extremeño de Desarrollo Rural da una especial importancia a la Asociación Europea de Innovación, con el fin de conseguir una agricultura productiva y medioambientalmente sostenible. Al hilo de la innovación (y por tanto también al hilo de la Investigación + Desarrollo), Rubén Palacios, director del Servicio de Agricultura del Gobierno de Navarra, dice que “aquello que se investiga y experimenta debe corresponder con las inquietudes de la sociedad, y al mismo tiempo debe acabar llegando a los pobladores del medio rural”.

 

Cita el papel que juega en este capítulo el Instituto Navarro de Tecnología e Investigación Agraria (INTIA), que permite asesorar al sector primario. Donde más experimentación se acumula es en los cultivos extensivos, hortícolas y frutales. Rubén Palacios explica que el técnico hace de médico de cabecera sobre el propio territorio, con el fin de dar una solución o derivar al agricultor hacia quien puede resolver el problema.

 

El 65 por ciento de este sistema de investigación y tecnología agraria corre por cuenta de la Administración pública, mientras que la cantidad restante es aportada por el propio agricultor. El Gobierno de Navarra apunta que este sistema puede verse beneficiado con la nueva Programación de Desarrollo Rural.

 

La transferencia de conocimiento se convierte en una baza que jugar con el fin de aumentar la productividad y ser más exquisito en el uso de los recursos. En Cataluña existe una Subdirección General de Transferencia e Innovación Agroalimentaria. Está en manos de Jaume Sió i Torres, el cual anuncia que esa transferencia va a estar muy orientada a las empresas. Dice que “debe hacerse en perfecta cooperación entre empresas, universidades y Administración pública”.

 

Todos coinciden además en que debe haber un respaldo continuo a la figura de los jóvenes emprendedores, respaldo durante su andadura empresarial.

 

Son reflexiones realizadas por representantes institucionales de distintas comunidades de España, en referencia a las “Novedades en la aplicación de los Programas de Desarrollo Rural”. Participaban en el IV Congreso Nacional de Desarrollo Rural, celebrado en Zaragoza bajo la organización del Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Aragón, Navarra y País Vasco.