Colegio Oficial
de Ingenieros Agrónomos
de Aragón, Navarra y País Vasco

Navarra crea un protocolo para valorar qué superficies agrícolas son susceptibles o no de acoger parques de energías renovables

Ayúdanos a difundir la información!. Comparte este contenido en tus redes sociales!

Pamplona, 09/06/21


El Departamento de Desarrollo Rural y Medio ha elaborado un protocolo para determinar qué superficies agrícolas son susceptibles o no de acoger nuevos parques de eólicos y fotovoltaicos.
En una reunión celebrada este martes, la consejera, Itziar Gómez, acompañada de los directores generales de Agricultura y Ganadería, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, han explicado a los representantes de UAGN, EHNE y UCAN el trabajo desarrollado por el departamento para identificar el suelo agrario en donde se autorizarán las instalaciones de energías renovables, garantizando en cualquier caso la protección total de los suelos de alto valor productivo.
Diferencias entre secano y regadío
El protocolo diferencia las tierras de secano de las de regadío. En el caso del secano, el primer paso es la caracterización agrológica del suelo, así como el potencial productivo de la superficie afectada. En este sentido, las clases I, II y III cuyo potencial productivo esté por encima de las 2,2 Tn/Ha de rendimiento, tendrán la condición automática de suelos de alto valor productivo. Es decir, sólo los secanos poco productivos o con índices por debajo de ese rendimiento se considerarían aptos para la implantación de energías renovables.

El Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente del Gobierno de Navarra ha elaborado un protocolo para determinar qué superficies agrícolas son susceptibles o no de acoger nuevos parques de eólicos y fotovoltaicos.

Fotografía de EFE

La consejera, Itziar Gómez, acompañada de los directores generales de Agricultura y Ganadería, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, han presentado a distintas organizaciones el trabajo desarrollado para identificar el suelo agrario en donde se autorizarán las instalaciones de energías renovables, garantizando en cualquier caso la protección total de los suelos de alto valor productivo.

Con el incremento de proyectos renovables y con más de medio centenar de iniciativas eólicas y fotovoltaicas sobre la mesa de los departamentos de Medio Ambiente, Desarrollo Económico y Ordenación del Territorio del Gobierno de Navarra, la consejera Gómez presentó este martes al sector agrario un protocolo para valorar qué superficies agrícolas son susceptibles o no de acoger parques de energías renovables. Desde el gabinete de la consejera del ramo, apuntaron que los requisitos ya se aplican en los planes en estudio para su autorización. Matizaron, incluso, que van a servir para presentar un informe de incompatibilidad en una de las iniciativas. No adelantaron más detalles de una iniciativa todavía en tramitación, ni siquiera respecto al tipo de parque del que se trata.

Diferencias entre secano y regadío

El protocolo diferencia las tierras de secano de las de regadío. En el caso del secano, el primer paso es la caracterización agrológica del suelo, así como el potencial productivo de la superficie afectada. En este sentido, las clases I, II y III cuyo potencial productivo esté por encima de las 2,2 Tn/Ha de rendimiento, tendrán la condición automática de suelos de alto valor productivo. Es decir, sólo los secanos poco productivos o con índices por debajo de ese rendimiento se considerarían aptos para la implantación de energías renovables.

+info