Colegio Oficial
de Ingenieros Agrónomos
de Aragón, Navarra y País Vasco

Modificación de la Orden de subvenciones para el impulso de la sostenibilidad y competitividad de la agricultura y la ganadería PRTR. | Aragón

Ayúdanos a difundir la información!. Comparte este contenido en tus redes sociales!

Sede 30/06/22

El 29 de junio de 2002 se ha aprobado en el "Boletin Oficial de Aragón" la ORDEN AGM/951/2022 de 24 de junio por la que se amplía el plazo de presentación de las solicitudes, hasta el día 29 de julio de 2022 para las subvenciones destinadas a inversiones en sistemas de gestión de estiércoles en ganadería (Programa 1), en transformación integral y modernización de invernaderos (Programa 2), en eficiencia energética y energías renovables (Programa 3) y en la aplicación de agricultura y ganadería de precisión y tecnologías 4.0 en el sector agrícola y ganadero (Programa 4), en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. Y se modifica el apartado noveno punto 2 letra d)


El pasado 29 de abril, se publicó en el “Boletín Oficial de Aragón”, número 82, la Orden AGM/529/2022, de 21 de abril, por la que se convocaban las subvenciones, posteriormente se ha desarrollado un nuevo programa de captura de solicitudes vía web. Asimismo, se ha advertido un error de redacción en el apartado noveno punto 2 letra d) lo que provoca que no se transmita de manera correcta el contenido de este punto, pudiendo crear confusión entre las personas beneficiarias.

Por lo que se amplía el plazo de presentación de las solicitudes, hasta el día 29 de julio de 2022, y en el punto 2 letra d) queda con la siguiente redacción y nueva nume­ración para una mejor comprensión:

“d) Construcción de nuevos sistemas de almacenamiento o adaptación de los existentes hasta alcanzar el tiempo de almacenamiento que permita un uso adecuado de los es­tiércoles. Estas inversiones no serán subvencionables en explotaciones ganaderas cuyos titulares estén obligados a cumplir requisitos específicos para las balsas de es­tiércol con independencia de la capacidad máxima u otros requisitos particulares que se exijan conforme a la normativa de ordenación vigente.

Deberán cumplir las condiciones siguientes:

1. Tener una vida útil mínima de diez años.

2. La capacidad de almacenamiento será de, al menos, 6 meses y adecuada a las carac­terísticas y necesidades agronómicas del entorno. Esto es, con capacidad suficiente para conservar los estiércoles durante los períodos en que no es posible proceder a su aplicación al campo.

3. Los depósitos/balsas, con el objeto de reducir el coeficiente entre la superficie de emi­sión y su volumen, ajustarán sus dimensiones a:

3.1. Profundidad (altura) mínima 2 metros, debiendo establecer un “margen libre” o dis­tancia entre la superficie de estiércoles y el borde superior de la balsa de 0.5-0.75 m. En los depósitos rectangulares, la proporción entre altura y superficie sea de 1:30-50. En los depósitos circulares, la relación altura-diámetro sea de 1:3 a 1:4. Puede au­mentarse la altura de las paredes laterales.

3.2. Inclinación mínima talud 50 %.

3.3. En el caso de que la profundidad no supere los 3 metros, la relación será de:

- Profundidad-superficie 1:5 si altura < 3m.

- Profundidad-diámetro 1:4 si altura < 3m.

3.4. En el caso de las bolsas de estiércol tendrán las dimensiones adecuadas al volumen que sea necesario almacenar.

4. Los depósitos tendrán que:

- Soportar tensiones mecánicas, químicas y térmicas.

- Estar construidos a prueba de fugas para la recogida y transferencia de los estiércoles (p. ej. fosas, canales, desagües, estaciones de bombeo).

- Tener instalado un sistema de detección de fugas, por ejemplo, una geomembrana, una capa de drenaje y un sistema de conductos de desagüe.

- Tener la base y paredes de los depósitos impermeables, de hormigón o revestimiento plástico (o doble revestimiento).

5. La construcción de un depósito nuevo o cualquier modificación de su tamaño o estruc­tura, deberá acompañarse de la adopción de técnicas que reduzcan las emisiones de amo­niaco en, al menos, un 80 % con respecto a la referencia del depósito sin ningún tipo de cu­bierta. Cuando esta técnica suponga el cubrimiento del depósito y cuando este cubrimiento pueda implicar la acumulación de gas metano, se adoptarán sistemas de gestión de dicho gas que eliminen los riesgos relativos a su acumulación o emisión a la atmósfera.”

+info