Colegio Oficial
de Ingenieros Agrónomos
de Aragón, Navarra y País Vasco

España, a la vanguardia de los alimentos sostenibles en Europa

Las hortalizas provenientes de España siempre han tenido un papel importante tanto en el mercado europeo como en el mercado internacional, y ahora más que nunca. Los invernaderos de Almería y Granada producen 4,5 millones de toneladas de hortalizas y abastecen a más del 47% del mercado interno y al 50% de los mercados europeos, llegando a superar el 60% durante los meses de invierno, cuando la producción continental no es viable debido a las bajas temperaturas.

Almería y Granada, en el sur de España, son ejemplo en la gestión sostenible de los recursos naturales, donde los invernaderos sólo suponen el 3,4% del territorio de la provincia mientras que un 50% son espacios naturales protegidos. Los invernaderos del sur de Europa son una opción sostenible al prescindir de energía fósil, ya que utilizan una fuente de energía renovable e inagotable como es el sol, ahorrar agua, reducir el uso de fitosanitarios y absorber C02. De hecho, consumen hasta 30 veces menos energía que otros sistemas productivos.

La situación provocada por el COVID-19 ha resaltado la importancia del sector agroalimentario español a nivel internacional. Las exportaciones de frutas y verduras, como tomate, pimiento, pepino, berenjena, calabacín, melón y sandía, aumentaron un 3,6% en marzo, comparado con el mes anterior, y el sector experimentó un aumento del 12% en el consumo de alimentos orgánicos durante los meses de marzo y abril, respect a los mismos meses del año anterior.

Estos cambios de hábitos de los consumidores pueden estar relacionados con los efectos de la pandemia, que han derivado hacia una alimentación más sana y saludable basada en productos ecológicos y orgánicos. Pero todo este énfasis en el consumo responsable no solo es una moda provocada por el Covid-19.

Según una encuesta realizada por la consultora McKinsey, el 25% de los consumidores europeos han efectuado un cambio en su dieta durante los últimos tres años para enfocar sus prioridades en la salud y la sostenibilidad.

España tiene más tierra dedicada al cultivo de alimentos orgánicos en comparación con los otros países europeos, por lo que un aumento en el interés de estos tipos de productos podría tener un impacto muy positivo en el sector agroalimentario del país.

Por supuesto, la pandemia ha tenido efectos negativos en muchos sectores de la economía, especialmente la hostelería y el turismo, pero el agroalimentario español ha pasado al primer plano gracias a su fiabilidad y compromiso con el medio ambiente.

 

NOTICIA COMPLETA