Colegio Oficial
de Ingenieros Agrónomos
de Aragón, Navarra y País Vasco

El campo no encuentra suficientes ingenieros para su transformación digital

Sede, 14/12/21

Apenas 400 agrónomos terminan el máster cada curso, un número muy insuficiente para cubrir las necesidades para modernizar y hacer sostenible la producción agrícola
Hispatec este año ha contratado a 50 nuevos ingenieros y apenas el 25% son agrónomos. “Fomentamos que se vayan con Ingenieros Agrónomos sin Fronteras los que no han estudiado la carrera, dándoles días de vacaciones, para que aprendan sobre el terreno”, explica. Ante la falta de candidatos, Trapero ha acudido a nuevos mercados: unos 40 latinoamericanos, principalmente de México, trabajan en remoto.
Al secretario técnico del  Colegio de Aragón, Navarra y País Vasco, Ignacio Oliván, no le convence el trabajo a distancia: “Lo veo bastante más complicado, más inestable, la gente quiere asesoramiento cualificado en sus tierras”. En la Universidad de Zaragoza cursan el máster 20 personas y otras 20 en la Universidad Pública de Navarra, insuficiente para cubrir la enorme demanda de las empresas, se lamenta Oliván. Para el 25% de las ofertas no hay ni siquiera candidatos. 

Apenas 400 agrónomos terminan el máster cada curso, un número muy insuficiente para cubrir las necesidades para modernizar y hacer sostenible la producción agrícola, es la conclusión publicada en El País y que diferentes medios de comunicación se han hecho eco desde hace unos meses.

                                          Foto publicada en El País

Hispatec este año ha contratado a 50 nuevos ingenieros y apenas el 25% son agrónomos. “Fomentamos que se vayan con Ingenieros Agrónomos sin Fronteras los que no han estudiado la carrera, dándoles días de vacaciones, para que aprendan sobre el terreno”, explica. Ante la falta de candidatos, Trapero ha acudido a nuevos mercados: unos 40 latinoamericanos, principalmente de México, trabajan en remoto.

Al secretario técnico del  Colegio de Aragón, Navarra y País Vasco, Ignacio Oliván, no le convence el trabajo a distancia: “Lo veo bastante más complicado, más inestable, la gente quiere asesoramiento cualificado en sus tierras”. En la Universidad de Zaragoza cursan el máster 20 personas y otras 20 en la Universidad Pública de Navarra, insuficiente para cubrir la enorme demanda de las empresas, se lamenta Oliván. Para el 25% de las ofertas no hay ni siquiera candidatos. 

Diego Díez de la Serna, secretario técnico del Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Andalucía, sostiene que existe “una desconexión”: “Somos ingenieros de cosas vivas y en el instituto, si quieres hacer una carrera técnica, estudias Matemáticas, Dibujo y Física, pero no Química o Biología, y nosotros estamos en medio”. Francisco González, decano del Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Centro y Canarias, por su parte, cree que, “con la reforma del Plan Bolonia, se dio el mensaje equivocado de que con el grado era suficiente y las empresas reclaman más”.

Desde hace tiempo y en diferentes medios, se cuestiona si España está suficientemente preparada para abordar la transformación digital que necesita el campo para tener una agricultura más sostenible, para enfrentarse al reto de la cuarta revolución industrial que se está desarrollando a nivel mundial.

Escasean los expertos que digan a partir de los datos en qué parte de una finca hay que regar o abonar, o que la vaca 128 está enferma. La universidad se ve incapaz de dar respuesta en toda su dimensión (en forma de un número suficiente de profesionales preparados para ello) a estos retos que requieren sensores, drones o tecnología punta, pero no porque falten plazas en las escuelas técnicas sino por las pocas vocaciones.

Enlace al artículo del País