Colegio Oficial
de Ingenieros Agrónomos
de Aragón, Navarra y País Vasco

Colegiados tras el sistema de riegos por microturbinas en Binéfar en que destaca su efiencia y coste energético cero

Ayúdanos a difundir la información!. Comparte este contenido en tus redes sociales!

Sede: 19 de abril de 2021

Fuente: Dirario del Alto Aragón

jueves, 25 marzo 2021, (Pablo Borruel)

Ver noticia completa aquí

Una de las tres balsas terminadas de la Comunidad de Regantes de Binéfar. CINGRALLa zona regable de Binéfar se encuentra inmersa en un proyecto de modernización de regadío con microturbinas de autoconsumo energético para la comunidad de regantes del municipio, que cubrirá unas 750 hectáreas debajo de la sierra de San Quílez, con 325 beneficiarios directos.

Los cultivos desarrollados en la zona son principalmente los extensivos, como alfalfa, maíz y cereales de invierno, junto con un porcentaje de cultivos leñosos, en su mayor parte frutales de hueso.

En concreto, la inversión incluye una subvención de 2.035.604,06 euros, sobre un presupuesto total de 5.089.010,17 euros, por lo que corresponde una ayuda del 40 por ciento. El 60 por ciento restante es aportado directamente por los regantes. Las turbinas se están fabricando en la empresa Averly de Zaragoza y la obra corre a cargo de la constructora binefarense Viacron.

Según explica Javier Citoler, ingeniero agrónomo, director de obra y proyectista de la empresa Cingral, “el sistema de turbinas-bombas permite dotar de presión a todas las parcelas afectadas por el proyecto, sin coste energético alguno y sin consumo exterior de energía”.

Gracias a esta modernización de regadíos, “se logra que aumente la productividad"Obra donde se instalarán las turbinas-bombas.CINGRAL

De este modo, la obra “es un ejemplo de utilización de la propia energía disponible por la Comunidad, renovable y completamente limpia, con total y absoluto respeto al medio ambiente”.

Citoler explica que la comunidad de regantes cuenta con un sistema de tres balsas de riego ya finalizadas de forma que “para la situada más abajo se puede utilizar un salto suplementario que se aprovecha con una microturbina, a la que se acopla directamente una bomba, capaz de subir el agua a una balsa elevada o una zona que precisa de presión de agua”.

De este modo, matiza, “el coste energético es cero y gracias a ello no hay contrato con ninguna compañía eléctrica”.

Una vez finalizada la obra se empleará el regadío por aspersión y goteo.

Gracias a esta modernización de regadíos, “se logra que aumente la productividad y muchas parcelas que se ven abocadas al abandono vuelven a ser productivas”. Y subraya que “la riqueza no es solo para los agricultores sino para diversificarla por todo el territorio”.