Colegio Oficial
de Ingenieros Agrónomos
de Aragón, Navarra y País Vasco

Aprobado en Aragón un decreto de purines para garantizar la sostenibilidad del sector ganadero

Ayúdanos a difundir la información!. Comparte este contenido en tus redes sociales!

03/04/19  Zaragoza


En el ámbito también de la producción agroalimentaria, el Consejo de Gobierno ha aprobado un decreto sobre purines (residuos orgánicos) para garantizar la sostenibilidad de las explotaciones ganaderas, particularmente de porcino, que representan un sector clave para el desarrollo del medio rural y la economía aragonesa. El sector del porcino aporta el 3,5% del PIB aragonés y supone dos terceras partes del valor añadido bruto en la agroalimentación.
El decreto se basa en el aprovechamiento del estiércol como fertilizante, lo que supone un impulso a la economía circular en el sector agrario aragonés al objeto de prevenir los riesgos e impactos ambientales de la actividad ganadera y exige la más amplia cooperación de los diferentes agentes económicos, sociales y políticos.
El nuevo marco regulatorio establece la necesidad de poner en funcionamiento de centros gestores de purines –entidades públicas o privada autorizadas y registradas por la Administración- que garanticen un sistema para todo el ciclo del purín desde la recogida en las explotaciones ganaderas, transporte, tratamiento y almacenamiento, hasta su aplicación como fertilizante en las parcelas agrícolas a las que se destine. Además, se introduce un régimen sancionador.
Paralelamente, la expansión de la industria agroalimentaria en el sector cárnico, unida al aumento de las exportaciones a terceros países, requiere que adoptar un conjunto de medidas de refuerzo del Servicio Veterinario Oficial en su labor de inspección y control de los mataderos.
En este sentido, el Consejo de Gobierno ha aprobado hoy el decreto por el que se regula la figura del auxiliar oficial de la inspección veterinaria (AOIV) -figura contemplada en la normativa europea junto a los veterinarios oficiales para los controles de seguridad alimentaria, bienestar y sanidad animal-, y se crea el Registro de Entidades de Auxiliares Oficiales en Aragón. La nueva figura permitirá reforzar la labor de control en los mataderos bajo la supervisión de la Dirección General de Salud Pública.

El Consejo de Gobierno aprobó un decreto sobre purines (residuos orgánicos) para garantizar la sostenibilidad de las explotaciones ganaderas, particularmente de porcino, que representan un sector clave para el desarrollo del medio rural y la economía aragonesa. El sector del porcino aporta el 3,5% del PIB aragonés y supone dos terceras partes del valor añadido bruto en la agroalimentación.


El decreto publicado en el BOA,  se basa en el aprovechamiento del estiércol como fertilizante, lo que supone un impulso a la economía circular en el sector agrario aragonés al objeto de prevenir los riesgos e impactos ambientales de la actividad ganadera y exige la más amplia cooperación de los diferentes agentes económicos, sociales y políticos.


Se trata de reproducir el modelo de Cinco Villas para facilitar a todos los ganaderos de Aragón la gestión de sus purines de la forma más sencilla: entregándolos a un centro gestor que será, a partir de ese momento, el responsable del subproducto. De acuerdo con las explicaciones del consejero  Olona, con el decreto se persigue replicar el modelo y conseguir que aplique en todo el territorio con la misma eficiencia que en estos ámbitos pioneros.


El nuevo marco regulatorio establece la necesidad de poner en funcionamiento centros gestores de purines –entidades públicas o privadas autorizadas y registradas por la Administración- que garanticen un sistema para todo el ciclo del purín desde la recogida en las explotaciones ganaderas, transporte, tratamiento y almacenamiento, hasta su aplicación como fertilizante en las parcelas agrícolas a las que se destine. Además, se introduce un régimen sancionador.

+info

Por otro lado también han publicado una Orden por la que vetan nuevas granjas en  11 pueblos de Aragón, por sobrecarga en exceso de nitrógeno de origen orgánico procedente de la actividad ganadera.

En concreto afecta a los términos de Albalatillo, Alfántega, Altorricón, Castillonroy, Mirambel. Monroyo, Peñarroya de Tastavins, Sena, Vencillón, Mainar y Villarreal de Huerva.