Colegio Oficial
de Ingenieros Agrónomos
de Aragón, Navarra y País Vasco

"Tres claves para realizar una aplicación de fitosanitarios de calidad", escrito por el decano Ángel Jiménez en RICA

Ángel Jiménez
Laboratorio de Maquinaria Agrícola
Escuela Politécnica Superior de Huesca- Universidad de Zaragoza

 

Para alcanzar la máxima efectividad de los tratamientos fitosanitarios hay que realizar una precisa distribución del producto sobre el cultivo. Por lo general se parte de un correcto diagnóstico y una adecuada prescripción, pero la mayor dificultad la encontramos a la hora de conseguir hacer llegar hasta todos los lugares donde se ubica la plaga o enfermedad.

 

La máxima eficacia la podemos conseguir concatenando las decisiones adecuadas en tres aspectos claves: La elección del equipo, el establecimiento de un programa de mantenimiento y la regulación de los parámetros adecuados a cada aplicación.

Desde hace algunos años se habla mucho de “agricultura de precisión” y, a mi entender, ese adjetivo no debería ir asociado exclusivamente a la utilización de nuevas y sofisticadas tecnologías, sino que, independientemente del nivel tecnológico del equipo, es preciso un uso profesional de la herramienta para tenerla en buena disposición y poder regularla, adecuando su trabajo a las circunstancias variables que caracterizan todos los cultivos agrícolas sobre las que vamos a trabajar.

Mi experiencia me conduce a afirmar que la principal causa de la ineficiencia de los tratamientos fitosanitarios y/o de la disminución en la eficacia de los recursos económicos empleados en esta labor, es la escasa regulación que se hace del equipo, prevaleciendo la adopción de unos parámetros de trabajo fijos, independientemente de cuales sean las condiciones ambientales y las características del cultivo. Esto conduce, en el mejor de los casos, a un derroche de producto y a una contaminación innecesaria, y en otras ocasiones a la falta de eficacia del tratamiento, con las consecuentes pérdidas de cantidad y calidad de la producción agraria.

Seguir leyendo...